Carro (Carro vacío)
03Diciembre

Creando mi imagen corporativa: los colores

   Cuando uno decide diseñar una marca de empresa lo primero que debe hacer es elegir el nombre. Un nombre que puede ser identificativo del servicio o producto que se ofrece o un nombre, digamos, más personal. A continuación elige el logotipo; formas abstractas o formas reconocidas por todos, con más o con menos detalles, hasta conseguir la idea clave que diferencie a tu negocio del resto.

   Y ahora llega lo que, en mi opinión, es lo más complicado: elegir los colores corporativos. Es evidente que elegir una adecuada imagen de marca es fundamental. Debes prestar atención a cada detalle. Dedicarle todo el tiempo que sea necesario hasta que la imagen final sea satisfactoria.
Entre todos esos elementos, los colores son fundamentales. Un cliente reconocerá tu marca por esos tonos que hayas elegido. Pero, ¿qué color elegir?. Nunca debes hacerlo al azar. Cada color tiene un significado propio y distinto al resto. Además, según la pertenencia cultural, la edad, el género y el hábitat, el significado del color puede variar. Un mal uso del color puede comunicar lo contrario a lo que estabas buscando así que, cuidado, piensa primero bien qué valores y principios quieres transmitir y, ahora ya sí, busquemos la tonalidad más acertada.

   A continuación, te dejamos una pequeña descripción del significado de cada uno de los colores principales que existen. Te va a resultar muy útil si deseas probar a diseñar tú mismo la imagen de marca de tu empresa:

  • El color rojo: hace alusión a la pasión, a la ambición y a la vitalidad, pero también significa poder y agresividad.
  • El color azul: si es claro, transmite calma, limpieza y frescura; si es oscuro, representa seriedad y se vincula en muchas ocasiones con el ámbito académico. Si es un azul neutro, genera sensación de confianza, seguridad y honestidad.
  • El color blanco: se vincula generalmente a la pureza y despierta una sensación de calma y de paz.
  • El color negro: es elegancia. Implica también seriedad y autoridad.
  • El color marrón: todos los tonos se asocian a la tierra y a la naturaleza.
  • El color verde: se asocia también a la naturaleza y a la frescura.
  • El color amarillo: se relaciona con el sol y consecuentemente con la luz y el calor. Transmite optimismo.
  • El color naranja: transmite calidez, alegría, energía y diversión. Aunque también lleva asociado connotaciones de riesgo.
  • El color rosa: expresa inocencia, suavidad y calidez.
  • El color violeta y el púrpura: se relacionan con la espiritualidad, el misterio, el lujo y la nobleza.

Publicado en Noticias